¡Ilustración para todos!

La ilustración gana fuerza, importancia y calidad cada día. Esto ya no es noticia, pero desde luego es algo muy bueno.  En la última década hemos visto renacer a la novela gráfica y la tira cómica, por fin se ven láminas colgadas donde antes solo había espacio para cuadros y toda la variedad de técnicas puede verse en revistas, libros o publicidad.

Los ilustradores ya no son artistas locos y mal pagados, se busca su trazo y su simbolismo personal. Gran parte de culpa de todo esto la tienen las redes sociales. Instagram es su gran escaparate y sus seguidores se conciencian del esfuerzo y dedicación que conlleva su dibujo favorito.

ilustración

Minilibreta con ilustración de Nuria Díaz.

La importancia de la ilustración en el ámbito editorial había perdido fuelle desde la llegada de la fotografía, sobre todo con su digitalización. Durante unos años fue relegada a ediciones infantiles y juveniles. Paradójicamente, con la llegada de las nuevas tecnologías, se ha vuelto a confiar en la capacidad de síntesis de esta técnica para plasmar las ideas de los textos.

ilustración

Libros infantiles ilustrados. El de la izquierda por Almudena Aparicio y el de la derecha por Jorge de Juan.

En Ideaspropias hace años que apostamos por la inventiva de los ilustradores para nuestros libros. Artistas como Nuria Díaz, Almudena Aparicio, Jorge de Juan o Carmela Pintos han pasado por nuestra editorial dejando su sello personal en las páginas o portadas de manuales y libros a través de distintas técnicas y estilos. Siempre hemos creído que la libertad de ejecución lleva a resultados más interesantes y enriquecedores para casi cualquier tipo de contenidos. De esta manera, nuestros lectores recuerdan con mayor precisión los contenidos que leen. Además el manual se vuelve más vistoso y agradable gracias a una línea gráfica cuidada. 

Ilustración de Carmela Pintos

Ilustración enmarcada de Carmela Pintos

Actualmente estes ilustradores siguen desarrollando y diversificando su trabajo gracias a esta tendencia en alza. ¡Y cómo nos alegramos!