¿De qué hablamos cuando hablamos de diseño instruccional?

¿Cómo es un buen diseñador instruccional?

Seguro que, si de alguna forma estás relacionado con la creación y edición de cursos de formación, has oído hablar de los diseñadores instruccionales. Pero ¿qué es el diseño instruccional? ¿Qué hacen estos profesionales? ¿Cuáles son sus retos y funciones? ¿Cuál es su papel dentro del mundo e-learning? ¡Tranquilidad! Pondremos todo nuestro empeño en resolverte estas cuestiones en este post.

  1. Un diseñador instruccional debe conocer las teorías del aprendizaje y tener una base teórica pedagógica para poder afrontar el proceso de construcción del curso e-learning. También debe saber aplicar los recursos tecnológicos educativos en estos procesos de enseñanza-aprendizaje. Saber desarrollar, diseñar y presentar todos los elementos de una programación didáctica y emplear la teoría y metodología adecuada son aspectos básicos para realizar esta tarea con éxito. ¿Dices que eres diseñador instruccional y no sabes qué es la teoría constructivista, cognitivista, conectivista o conductivista? ¿Conoces los modelos ADDIE, ASSURE o los principios de Merrill? ¿Sabes planificar una acción formativa on-line con todos sus elementos (objetivos, competencias, contenidos, sistema de evaluación, e-actividades, metodología, temporización, etc.)?
  2. No confundas «diseño gráfico» con «diseño instruccional». Los diseñadores instruccionales guionizan un curso teniendo en cuenta el análisis de los destinatarios, seleccionando los medios, materiales y herramientas que tendrán que utilizar, seleccionando (o creando en algunos casos) el contenido, diseñando y  presentando los materiales educativos y, en definitiva, planificando y organizando toda la acción formativa para lograr un alto rendimiento y aprendizaje en el alumnado. El diseñador gráfico es una figura también imprescindible dentro de los cursos e-learning: monta todo el escenario gráfico y multimedia del curso basándose en el guion establecido por su compañero «instruccional».
  3. La construcción del curso es clave para lograr el éxito de aprendizaje en el alumnado. El diseñador instruccional debe aplicar estrategias para que el papel del estudiante sea activo, planificar actividades de trabajo colaborativo, incluir recursos (infografías, vídeos, documentos, etc.) que favorezcan la interacción y motivación de los participantes de la acción formativa. ¿Te parece complicado lograr todo esto en un ambiente virtual, verdad? Es parte del encanto de esta profesión 😉
  4. ¡Adaptación! No es lo mismo organizar materiales educativos para una formación presencial que b-learning o e-learning. ¡Adáptate a cada situación para crear ambientes de aprendizaje adecuados!
  5. ¡Creatividad! La presentación de los contenidos también es importante: cuida tu ortografía, sé creativo y apóyate en tu diseñador gráfico para que ese curso marque la diferencia y además de efectivo sea bonito.
  6. ¡Formación continua! Te dedicas a la formación, así que… ¡predica con el ejemplo! Cada día se lanzan nuevas aplicaciones que podrás implementar en tus cursos. ¡No te quedes atrás y mantente siempre al día!

Cómo ser un buen diseñador instruccional

¿Te hemos aclarado, aunque solo sea un poco, qué es un diseñador instruccional? Esperamos que sí. De todos modos, ¡para algo tienes los comentarios! Déjanos tus preguntas y te las responderemos muy gustosas 😉