Una maqueta limpia es un libro cómodo

La maqueta de un libro es la base sobre la que se montan los conocimientos que están a punto de ofrecerse al lector. Cuanto más clara, más robusta y contundente será. Así, podrá albergar conceptos más complejos sin que peligre su interés.

Para conseguir una maqueta editorial limpia, se debe tener muy en cuenta la jerarquización de los contenidos, sin olvidar la coherencia compositiva ni su belleza. Pero, lo primero de todo, como en cualquier trabajo de diseño, es analizar qué tipo de producto tenemos entre manos. ¡Vamos a ello! ¿Cuál es su público objetivo? ¿Y las tendencias editoriales y referencias que queremos seguir? Y lo más importante: ¿de qué herramientas y presupuesto disponemos para realizar este trabajo?

Habitualmente, en diseño editorial, se utilizan retículas y módulos que ayudan al creativo a componer las distintas publicaciones. Aunque el diseño de revistas y catálogos es más flexible que el de los libros, este también puede ser divertido. De este modo, juegas con la percepción visual para dirigir de forma ordenada la mirada del lector.

Una vez estructurado el espacio, la elección de la tipografía es importante. Con ella conseguiremos una mancha de imprenta agradable que facilite la legibilidad y que exprese el tono que necesitamos. La textura final de una página y su peso equilibrado deben ser adecuados al contenido del libro.

En Ideaspropias Editorial, intentamos mejorar cada día. El diseño editorial es la disciplina gráfica más completa. Está compuesta por elementos de muchos tipos y te obliga a estar atento a cada detalle y al conjunto al completo. La maquetación de un manual o un libro de texto puede parecer, a priori, una labor sencilla. Es algo que nos lleva acompañando desde los primeros años de escolarización, en el que no nos fijamos mucho. Pero ese cuaderno que nos ayuda a aprender debe facilitar la comprensión de los contenidos, ser cómodo de leer y motivar para que no nos quedemos dormidos en el intento. Ese ritmo se debe mejorar con cada nueva edición. Ya no parece tan fácil, ¿verdad?

Retícula

En cuanto a nuestra retícula, esta se compone de una única caja de texto, con diferentes elementos visuales para facilitar la búsqueda de los apartados, como marcadores y resaltes en los párrafos importantes, ejemplos, actividades o recordatorios. En la última actualización de la maqueta, hemos cambiado el título de estos resaltes por iconos, ya que los estímulos visuales que nos rodean cada vez son mayores y los echamos de menos cuando no los tenemos.

maqueta de manuales
Maqueta actual de Ideaspropias Editorial en Adobe InDesign

Con la entrada de las tecnologías, todos los profesionales tenemos que renovarnos constantemente (¡o morir!). Esto nos proporciona nuevos retos y formas de entender una maqueta. La atención de los usuarios evoluciona respecto a los mismos contenidos y hay que intentar que vean de reojo el móvil lo menos posible. De momento nuestros e-books se basan en la maqueta física pero se enriquecen con elementos interactivos y multimedia, mientras que nuestros libros en papel incorporan cada vez más elementos digitales.

¿Cuáles serán los siguientes cambios? El tiempo y los intereses de nuestros lectores lo decidirán.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.