Qué necesitas para ser un buen tutor online

Que los procesos educativos estén cambiando no es algo nuevo. Tampoco lo es que los docentes tengan que adaptarse al nuevo ambiente tecnológico y a un escenario educativo basado en el uso de las TIC. Esta transformación digital que llevamos «sufriendo» hace décadas provoca la transformación de los roles de los actores principales del proceso de enseñanza-aprendizaje: el alumnado y el profesorado.

En primer lugar, el alumno pasivo y reactivo pasa a convertirse en proactivo, autónomo y resiliente. Por lo cual ahora construye su propio conocimiento gracias, en parte, a la relación con sus compañeros y (¡cómo no!) del docente. Sin embargo, no todo es un camino de rosas. El alumno online debe saber organizar su tiempo, ser flexible y, sobre todo, disciplinado.

¿Y qué pasa con el tutor online? ¿Qué necesita para ser un buen docente y adaptarse a esta nueva vida virtual?

Las metas son las mismas que en la formación presencial: lograr experiencias didácticas valiosas. Sin embargo, el entorno cambia y la forma de trabajar también. Esto es, para nosotras, todo lo que se necesita el tutor para que alcance sus objetivos en el entorno online:

  • ¡Ya no eres un sage on the stage (experto en el estrado). Eres un e-moderating (mediador del saber). Guía a tu alumnado para alcanzar sus metas, sé su compañero en el camino del aprendizaje. No te olvides de dar respuesta a cada una de sus dudas y a estar presente siempre. Que se sientan acompañados hará que el éxito de la acción formativa sea rotundo.
  • Tu alumnado es un experto documentalista. Seguro que podría «formarse» con todo el contenido que busca y encuentra en Internet. Pero si hace tu curso, quiere que el contenido esté personalizado y filtrado. Ese también es tu trabajo: encuentra el contenido y los recursos que realmente sean válidos para su aprendizaje. ¿Por qué no los creas tú mismo? Tu experiencia profesional y docente te servirán para ello. ¡Ah! No te olvides de la originalidad del contenido. ¡No plagies, por favor!
  • Busca lecturas recomendadas, contenidos valiosos, e-actividades motivadoras, recursos multimedia cercanos a tu alumnado… En e-learning, los grupos son heterogéneos en edad y niveles, así que tendrás que personalizar tus contenidos. Y no te olvides de que lo que hoy te vale para un curso, mañana estará obsoleto. Revísalos periódicamente y que no pasen de moda.
  • ¡Eres el mediador del saber! Has de gestionar y estimular a tu comunidad virtual de aprendizaje. Anímalos a participar en los espacios y actividades colaborativas o individuales que tú desarrolles. No olvides que has de explicarles cómo utilizar las herramientas que tienen a su alcance en el entorno virtual. La instrucción es fundamental durante el curso.
  • ¿Te acuerdas cuando suspendías un examen y no entendías por qué? Los criterios de evaluación de las tareas de tus estudiantes han de ser públicos y previos a la realización de estas. Tan importante es la orientación y la instrucción de cada actividad como saber cómo se evaluará.
  • Predica con el ejemplo y fórmate. La actualización continua tanto tecnológica como pedagógica es imprescindible en la docencia online. Solo con ella podrás diseñar propuestas docentes innovadoras. Cada día se publican nuevas aplicaciones y recursos que podrás utilizar en tus clases online. No te ancles en el pasado y avanza día a día. Hay cientos de cursos disponibles que harán que las expectativas de los estudiantes se cumplan.
tutor online

Además de cumplir con todas estas características, es imprescindible que cuentes con la titulación requerida para impartir acciones formativas online. En IPE te ayudamos con este último paso. Descubre un curso con el que comprenderás la globalidad de la formación online para el desempeño de la labor docente con la mayor eficacia posible.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.